9 jul. 2008

Que diría si supiera....


Me acabo de enterar que soy tía por tercera vez. Mi hermana más chica tuvo a su primer bebé en Chile...y aca estoy escribiendo y pensando en ellos que están tan lejos pero tan cerca.

Se me vinieron a la mente tantas cosas. Cuantas horas de lucha y tristeza que pasamos juntas..... que me llena de emoción por ella.
Bicho, tal como la llamamos, feo sobrenombre para semejante bombonaso, será siempre mi bebé y mi gran compañera de lucha.
También me puse a pensar en mis meses de embarazo, allá hace ya casi una década. Mi hijo fue, es y será lo más lindo que me haya pasado en la vida pero recuerdo que duros fueron esos momentos.

A los 6 meses de panza lo internaron a mi papá y estuvo casi un mes en coma. Me la pasé entre guardapolvos blancos, cables, tubos, y barbijos el resto de mi embarazo...esta de más decir que los médicos sufrían cada vez que me veían...y me decían ..."deberías pasar menos tiempo acá.."y ahí yo estaba...entre la delgada línea de la vida y la muerte.

Llegó a conocer a su abuelo y entablaron una relación tan increible, y tan espectacular que valió el esfuerzo y el sacrificio que su abuelo tuvo que afrontar los siguientes tres años de su vida. Hoy pienso que importante fue mi bebé para papá esos últimos años ...y que importante fue papá en la vida de él....que lo recuerda tan vividamente como si hubiera sido un adulto..
Fue su motor. Fue su sonrisa diaria. Fue su razón para seguir luchando día a día. Era su orgullo también. Se le notaba en los ojos cada vez que lo veía entrar corriendo a la habitación..Era el unico que tenía permiso para gritar, llorar o patalear...era el Rey...con él cerca no había enfermedad que lo aquejara...

A pesar de que ninguno de los dos hablaba, papá estaba ya conectado al respirador y mi hijo con apenas unos añitos, era increible verlos a los dos sentados en la misma cama mirando dibujitos en la tele concentrados como si estuvieran en el cine.

Hoy entiendo que la fuerza del apego, el corazón y el amor rompen las barreras de las palabras...a veces las palabras sobran....y una sonrisa, una caricia o un beso en la frente curan muchas heridas del cuerpo y del alma.

El viejo siempre soñó con nietos varones...con poder hacerlos de Boca, jugar al futbol con ellos, revolcarse en el barro..hacer cosas de "Jaimito"... jajaja, como el decía...quería nietos lieros, educados...pero muy muy lieros...

Al hijo mayor de mi otra hermana no llegó a conocerlo. Pero esperó que naciera. Lo escuchó llorar al teléfono varias veces pero las fuerzas ya no le alcanzaron..
Le siguió otro rubio divino, y ahora este. Une bebote que trae sangre colombiana, sangre chilena y sangre argentina...y para más ..nació un 9 de julio, día de la independencia argentina...todo un mensaje de co-fraternidad...

Me pregunto que diría hoy el viejo, si supiera que ya tiene 4 nietos varones distribuidos por el mundo, que uno se hizo de San Lorenzo y que son tan lieros como el había soñado.

Seguramente, y conociéndo su locura por el deporte, podría aventurar que hubiera armado un equipo de basket...eso si...de nivel internacional......