30 jun. 2008

"La Escafandra y la Mariposa"


Había decidido no ir al cine a verla,no por mala prensa sino por una cuestión estrictamente personal, pero como obra de magia cayó en mis manos un DVD de esta película, "La Escafandra y la Mariposa".
Bueno...obra de magia es una manera de decir, Harry Potter ya sabemos no existe, así que la verdad es que si no hubiera sido por esas amigas que viajan y compran más películas que el "videoclub amigo" yo quizás nunca me hubiese sentado a verla. Al final de cuentas mi amiga se había acordado de mi...la razón..no importa ..era el hecho, se acordó. Gracias...

Es así que ahí estaba. Sobre la mesa ratona de vidrio de mi living, entre otras pelis, esta que tanto me alimentaba la curiosidad.
No pensé mucho. Creo que si lo hacía dos segundos no ponía POWER-ON-PLAY...y a rodar..
Y ahí estaba yo, sentada en el medio del living, apoltronada en el gran sillón, esta vez todo para mi, y con las luces apagadas, esperando se inicie la función. Eso si ...control en mano....y el dedo listo en PAUSA...uno es curioso pero no masoquista.

Y la función comenzó y la película rodó...
Debo decir la verdad. Fue más de una vez las que tuve que apretar PAUSA, dar una vuelta por la casa, respirar profundo para poder seguir mirando.

No soy critica de cine, muy lejos de eso.
Tampoco se nada de su director Julian Schnabel, ni de guiones, ni de fotografía, ni de premios. Sólo si se, que esa película me conmovió y removió las emociones mas profundas que tenía guardadas.

Sentí revivir muchos momentos pasados con mi papá. Muchos "día a día" ganados, muchos "día a día" llorados, pero ante todo, como ocurrió con Jean Dominique Bauby, el verdadero protagonista de esta historia y también mi papá, el verdadero protagonista de su historia tan similar como tantas tantas otras que andan por ahí, muchos "día a día" llevados adelante con una gran dignidad, una gran valentía y un gran amor a la vida...

Yo acá sentada frente a la computadora sigo pensando...mientras, muevo mi cuello que se acalambra al leer, muevo mis dedos y manos mientras escribo, estiro mis piernas para cambiarlas a una posición mas cómoda, tomo aire a modo de suspiro, tomo el vaso y tomo agua y trago para calmar mi sed... me pregunto...si alguien algúna vez se detuvo a apreciar cada uno de esos simples y casi insignificativos movimientos...
Los problemas nos agobian, la sociedad nos absorbe...no hay tiempo para algunos pensamientos o será que es mejor no parar..dos minutos..

"Chapeau o chapo" , para aquellos que día a día usan el poder de su imaginación para escapar a su encierro, a su "escafandra"y así poder volar y seguir soñando como una "mariposa"...y yo que tontamente había creído que mi día sábado había sido complicado...otra vez "Chapeau".